Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2008

No hay ruta a la luna

En algún momento la ruta se corta y uno debe hacer su camino.
Hay que mantener el rumbo, el destino; el anhelo al que arribar.
¿Imposible? !Por supuesto! pero ¿qué sentido tendría la vida si no buscáramos imposibles?
Por mi parte lo busco, con la secreta esperanza de estar totalmente equivocado y darme cuenta de que no es imposible; entender que hay muy pocas cosas imposibles para el ser humano.
Ya me veo viendo la tierra desde arriba, y haciéndole una pedorreta a mi consciente racional, ese que dice que es imposible. Prrrrr
Hasta luego, me voy al cráter a saltar un rato. Uy, tengo que pedir tres deseos. Ví una estrella fugaz.

¿Llegaron los buenos tiempos?

De tanto pedirlos llegaron hasta mi. Ahora me llenaré los pulmones con auténtico humo francés (producido en la argentina).Ojalá pasara lo mismo con la gente, digo, que de tanto extrañarla lleguen nuevamente a mi. Ojalá pasara eso.En otro orden de cosas, y como este blog está especialmente diseñado para el autobombo; me complace comunicar que he realizado un taller de clown con Jesús Jara (fue solamente una jornada, pero yo siento que crecí años). A todo aquel que esté en el mundo del clown le recomiendo que no deje pasar cerca suyo a Jesús Jara sin “robarle” algo (él estará dispuesto y contento de entregar).Más información de Jesús Jara (y Lluna Albert) en la página de su grupo: Flaquibutti

Extraño

¡Cómo los extraño!
Si, ya sé… debería extrañar personas, pero extraño cigarrillos.
Soy de lo peor
(igual, extraño a algunas personas, pero hago una transferencia a los parisiennes, que cosa che!)

Lucas, sus luchas con la Hydra

Julio Cortázar, escribió (entre tantas maravillas) un libro llamado “Un tal Lucas”; obra maestra (y profesora).Me tomé el atrevimiento (iré al infierno por esto, lo sé) de grabar uno de esos cuentos,  específicamente el primero.Si quieren el texto completo pueden leerlo aquíRecomiendo también la lectura-mirada de Fantomas contra los vampiros multinacionales, gracias a literatura.org