No hay ruta a la luna

100_2955
En algún momento la ruta se corta y uno debe hacer su camino.
Hay que mantener el rumbo, el destino; el anhelo al que arribar.
¿Imposible? !Por supuesto! pero ¿qué sentido tendría la vida si no buscáramos imposibles?
Por mi parte lo busco, con la secreta esperanza de estar totalmente equivocado y darme cuenta de que no es imposible; entender que hay muy pocas cosas imposibles para el ser humano.
Ya me veo viendo la tierra desde arriba, y haciéndole una pedorreta a mi consciente racional, ese que dice que es imposible. Prrrrr
Hasta luego, me voy al cráter a saltar un rato. Uy, tengo que pedir tres deseos. Ví una estrella fugaz.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

la cumbia de Nietzsche

Reunión

Comando Primo