En Venta

vendido

Estoy en venta

Me entrego al mejor postor

Cada hombre tiene su precio, y el mio lo pone el comprador

Vendo libertad bien cuidadita, único dueño, espaciosa, tranquila, escucho ofertas

Bueno, yo hice mi mejor esfuerzo, traté de venderme pero nadie vino a comprarme. Y el trabajo que hice para venderme... ¿quién me lo paga?; yo trabajé harto tiempo (en ámbos sentidos, en el chilenísimo y en el aburridísimo).

Tendré que comprarme a mi mismo. ¿Cuánto valgo?, lo que quieras pagar, no tengo nada, acepto.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

la cumbia de Nietzsche

Comando Primo

Reunión