La invasión de los marcianos

Este espacio tiene dos objetivos principales: el autobombo y el avistaje de platillos voladores. Con el primero de los tópicos no tengo tanto problema (aunque si cierto pudor), ahora con el segundo la cosa se complica más ya que sufro de "sueño nocturno", y todos sabemos que en la noche es cuando más se pueden divisar los platillos voladores, ya sean ovnis o un baterista despechado que arroja sus Zildjian por la ventana.
Por lo tanto continuaré con el autobombo.
He aquí un video, ya viejito, de una improvisación que hicimos en San José de Costa Rica, en el teatro Sala Calle 15.
Los amigos de Bisonte (una productora independiente de cine en Costa Rica) cayeron esa noche con 3 cámaras, muchos cables y unas ganas enormes de darnos una mano...
con ustedes... la impro



Comentarios

Entradas más populares de este blog

la cumbia de Nietzsche

Reunión

Comando Primo